A TÍ QUE PERDISTE A TU HIJO

Por Carla Rosales

Es bien sabido que durante los recientes sismos que ocurrieron en la CDMX, Puebla, Morelos, Chiapas y Oaxaca, muchas personas han tenido grandes pérdidas, pero hoy escribo esta carta para ti mamá y papá que por estos fenómenos de la naturaleza han perdido a un hijx.

Queridos mamá y papá que acaban de perder a sus pequeñxs, sé que no hay nada que pueda decir para apaciguar su dolor, muchos les dirán que con el tiempo llegará la resignación y muy probablemente así será.

Pero el día de hoy que la herida está fresca quiero dedicarte algunas palabras torpes, sé que tal vez te encuentres maldiciendo a la vida por haberte arrancado lo más valioso que has conocido, e incluso recientas mis palabras porque en realidad no son de aliento, pues no pretendo hacerte pensar que sé que decir o qué hacer para apagar el dolor que hoy sientes ni tampoco tengo una explicación para lo que ha sucedido, porque la pregunta inmediata es porqué ellos y no nosotros que ya hemos vivido y porque les tocó a los tuyos. Tal vez una negligencia humana o un designio del destino, pero no lo sé con seguridad.

Sin embargo, quiero decirte que en estos momentos me solidarizo contigo, con tu dolor, porque a pesar de que desconozco tu nombre y el de tu pequeñx, casi siento como mía tu pérdida, porque cuando me convertí en madre comprendí que cuando eres mamá (o papá) de uno eres mamá de todos, e intentas cuidar de todos como si fueran propios. No te voy a mentir una parte de mi dolor proviene del miedo, del miedo a perder a una de mis pequeñas, pero la otra, te lo aseguro que proviene de la empatía, de comprender que cuando tienes un hijx se abre en ti un espectro de emociones que jamás imaginaste que existían; amas en proporciones insospechadas pero también temes y sufres por ellos casi al borde de la locura. Es por eso es que cada una de sus vidas nos duelen, más que cualquier otra pérdida

Ahorita puedes llorar, maldecir y negar la existencia de un ser divino, es normal y te entiendo, pero no desesperes, no te rindas, aún hay gente que te necesita y sobre todo que te apoya, al final podrás aceptar lo que pasó (aunque no sin lágrimas en los ojos). Recuerda que NO ESTAS SOLO, hay millones de corazones doloridos que están de luto por tu pérdida y aunque parezca que la atención comienza a diluirse, no olvidamos. No olvidamos lo que te pasó ni lo que has perdido en este capítulo tan obscuro de nuestra historia. Estoy segura que tu hijx vivió una vida corta, pero plena y que se supo amado hasta el último momento, no te deseo otra cosa más que una pronta aceptación de esta situación que no podemos cambiar.

Además de expresarte mi solidaridad y mi dolor (que desde aquí me parecen tan insignificantes), también quiero decirte que si necesitas un hombro o una oreja amiga que te escuche cuenta conmigo, te pido una disculpa por no ofrecerte terapia formal, pero siento que mi falta de objetividad puede dañarte más de lo que te puede ayudar, sin embargo si necesitas algo contáctame por este medio y haré lo mejor que pueda por ayudarte.

Para finalizar, quiero dedicarte una cita de un libro valiosísimo para mí:

“Ahora me he consolado un poco. Es decir, no del todo. Pere sé muy bien que ha vuelto a su planeta, porque, al rayar el sol, no encontré su cuerpo. No era un cuerpo tan pesado, después de todo… Y me gusta por las noches escuchar las estrellas. Es como si escuchara quinientos millones de cascabeles…”

Antoine de Saint-Exupéry “El Principito”

Síguenos y compartenos:

2 Replies to “A TÍ QUE PERDISTE A TU HIJO”

  1. Es muy interesante lo que escribes y ojalá sirva, aunque sea un poco, de consuelo para aquellos padres que están sufriendo la perdida de un hijo. Te felicito por tu página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *